domingo, 4 de agosto de 2013

Sábado : Figueres y nuestros cambios de planes

Estábamos preparados para continuar hacia Cadaqués ese mediodía, pero el calor era insoportable y no lográbamos hacernos la idea de caminar desde Llança hasta allí con mochilas y todo en nuestra espalda. Teníamos que bajar aún hacia Port de la Selva y cruzar el Cap de Creus para llegar al otro lado de las montañas y lograr por fin llegar a Cadaqués. Perdimos mucho tiempo pensando qué hacer y al final nos decidimos a coger algún autobús que nos llevara por esos lares mas lo que no esperábamos era que justamente ese día no había ningún autobús a Cadaqués por la tarde, solo hacia Port de la Selva y a Figueres. Mal asunto si, más aún cuando no quieres perderte el pueblo por el que quiciste realizar ese recorrido del Camino de Ronda.
Pues fue toda una tarde de pérdida de tiempo y vueltas por el pueblo buscando alguna manera de poder ir. El tren obviamente no pasa por esos lados (espero que algún dia lo haga!) ni siquiera a Roses, que es el pueblo siguiente a Cadaqués. Sólo pasa por los interiores de la provincia y si quieres moverte por todos esos sitios, no te queda otra opción que saber combinar los autobuses.
Lamentablemente me tuve que resignar nuevamente a no ver lo que tanto quería (lo otro había sido el Monasterio de Sant Pere de Rodes) y coger el tren que nos llevaría a la ciudad de Figueres por si ahí pudiésemos coger el autobús a Cadaqués, que era la ciudad grande más cercana.
Llegamos a Figueres en 15 minutos. Qué podíamos hacer para aprovechar esas horas antes de comer? pues ir al casco antiguo.
Para mi gusto y el de mi marido, la ciudad no es gran cosa, tendrá el Museo Dalí, una catedral bonita sí, pero más allá de eso...hemos visto sitios mucho mejores. Y para más inri, cuando íbamos de camino al museo por las callejuelas de piedra (por el lado derecho del casco), no parábamos de ver chicos marroquíes que iban ofreciendo droga (hachís) y luego nos fueron siguiendo por todo el camino hasta que llegamos a la estación de autobuses. Lo siento, sé que habrá todo tipo de gente y mucha será decente y otras no, pero siendo un sitio tan turístico, deberían controlar mejor toda esa zona.
Otro punto en contra : la policía no la vi ni en el rincón más concurrido de la ciudad. Era sábado, hacía un día estupendo y el centro estaba lleno de gente y turistas, no es suficiente motivo para vigilar que no haya nada fuera de lo normal?
En conclusión, no volveremos por Figueres salvo que debamos hacerlo obligatoriamente para coger autobús a otro lado, pero de recorrer nuevamente la ciudad, nada.
Punto positivo, porque siempre hay alguno en todo sitio : el mercado.  Está de camino entre las estaciones de tren y autobuses y el centro de la ciudad. Es muy grande y venden una fruta y verdura hermosísima. Quesos muy apetecibles y variedades de embutidos. Este mercado suele hacerse los sábados, pero también los martes y jueves.Os dejo el link  Mercado Figueres.

Mercado de Figueres


                    Afueras del museo Dalí



Museo Salvador Dalí

Museo del Juguete
          Catedral
                    

Después del recorrido por Figueres, fuimos hacia la estación de autobuses antes que se nos hiciera más tarde, y la señorita de los autobuses Sarfa me confirma que no hay autobuses hacia Cadaqués hasta el día lunes. El terror se apoderó de mi. Sería el karma que se estaba vengando de nosotros por habernos auto invitado a una celebración privada?? el destino no quería que ese día conociera mi sitio preferido en la costa brava??. Nos quedamos en blanco.
Y ahora qué? qué hacemos todo un fin de semana en la ciudad si justamente es lo que odiamos?, cambio de planes en tres minutos. Pensando que si el autobús solo iba a Roses y llegando allí tendríamos que dar marcha atrás para ir a Cadaqués y luego volver a caminar por Roses y salir hacia Empuriabrava donde está prohibido acampar (parque natural), dónde dormiríamos?. Pues nada, adelantamos camino, nos vamos a Calella de Palafrugell que es tan hermoso como Cadaqués...Ahora nuestro destino? Girona, para coger autobús hacia Palafrugell. Dame paciencia dios mío...